Accionismo Poético

La Pulpa del Pulpo

Decimos que la vida es un acto poético y no sabemos pero algo se vislumbra tras estas palabras, algo como el secreto de un milagro, ese milagro que es vivir, ese misterio. Ya lo decía Marinetti, que la poesía es el acto, pero decir acto es decir la vida, pues todo lo vivo es activo. Esto nos lleva a suponer que el poeta que hace actos poéticos debería asumir una "actitud" poética, un modo de vivir la vida, una conducta diferente, una ética poética, quizás sea una redundancia decir esto último. Arte y vida no estuvieron nunca tan cercanas como en el arte de la performance.

En torno a la Corporacion LALLAVEESTAABAJOSEÑORACRISTINA
(Una entrevista totalmente fortuita)

- ¿qué hubo en el principio, digamos metafórico, para lo que se está dando a conocer como la llave?
(Steven Cristino) En el principio fue el texto, la hoja de papel arrugado, la tinta chorreandose a borbotones por entre los dedos desesperados por escribir. Los poemas se escribian solos en las manos para hacerse sentir desde su más puro magma. La garganta comenzo a arder y la voz era la fuente. La guitarra es su sonido su caja de resonancia. Nuestro esqueleto era sin duda nuestra voz. Luego del volcan, una sequia de versos atroz. Nos vimos parados absurdamente sosteniendo la obviedad del verbo que no se permitia festejar. El verbo que no festeja es el que no se hace carne.

-¿y donde se empezaron a encontrar realmente, Uds que la verdad son bastantes ?

(Aidana Cristina) La Corporación, sea por cuerpo o porque se puede llamar de cualquier otra forma pero por conjunción del universo, por cosas de la vida se llama así, de cómo nace a como se esta haciendo dice quienes somos. Unos que se encontraron, que consiguieron una conciliación, a unos hermanos siamés que eran el poema y la vida, el poema y la acción aunque muchas veces ni le llamemos poema.

Creo que nacimos de la palabra y la palabra se hizo cuerpo y se puede seguir haciendo palabra. Somos un invento y cada día entre el debate individual y el de todos juntos nos inventamos, somos cualquier cosa que se nos ocurra y que nos motiva a la reunión, la excusa puede ser el cuerpo, el poema, como es la vida. La cotidianidad nos construye en lo que somos, cuando nos encontramos a mirar un cuadro, a ver una película, a hablar del ultimo enamoramiento de alguien, el pensarnos desde sí, el ver al otro y saber vernos es lo que nos permite seguir un camino o valga decir múltiples caminos. Poesía, acción, cuerpo, pintura, collages, fotografía, video y bastante blablas es lo que hacemos, un conglomerado de pensamientos a veces hasta exageradamente disímiles hace estemos juntos en una búsqueda de la búsqueda.

- ¿pero, ese sólo cuerpo, o esqueleto, como prefieren llamarse, debe tener algunas articulaciones?
Nuestro proceso de investigación viene dado por el reconocimiento del espacio y las características que este nos devela.

La calle es un lugar con unas características particulares. El comportamiento del peatón es diferente al de una persona que va a un museo a ver algo.

El espacio cotidiano esta plagado de ruidos, de costumbre.
- ¿Y qué les queda de todo ello?

La fosa del cuerpo
(Texto sobre Eseté)

Quisiera decir somatizadamente con el cuerpo lo que puedo construir como una idea con palabras, expresar en él mismo, con él, la idea de mi idea, la sensación de aquella sensación que me remite a mi cuerpo de un instante antes.

Soy mi casa como una habitación de palabras y sensaciones soy yo mi cuerpo, soy yo ese que se habita así mismo.

Voy al fondo de prueba buscando mi pequeña fosa particular, ese cuerpo que nos acuerpa en conjunto.Soy yo en ellos, soy. Somos únicos y universo común, mundos compartidos y que nos habitan.

Me apoderé de mi cuerpo siendo adoquín de otro.
Me quedo como sumida en mi propia poltrona de carne y hueso.
Voy a mi otro cuerpo el suyo.
Reposo un rato.

- pero esto no sucedió de la noche a la mañana, ¿O sí?

(Aidana Cristina) Creo que hay diferentes momentos (que se entrecruzan) y aproximaciones en las búsquedas generales de La Llave:

1) El texto leído que no se hacia suficiente y que buscaba incorporar el cuerpo y el objeto, en un collages de imágenes y palabras textuales e intertextuales. 2) Collages de imágenes-acción poema, el poema hecho cuerpo suprimiendo la palabra. 3) La creación de un calidoscopio de imágenes creando diferentes momentos. 4) La palabra, pocas palabras y el cuerpo individual. El cuerpo acuerpado como una totalidad (aunque siempre construimos un calidoscopio como único cuerpo conformado por otros… la fosa. 5) Conciencia de la exploración del espacio para la construcción de la imagen. 6) La calle y la intemperie como espacio de exploración, el otro, mas que nunca el otro, el azar de pacotilla, búsqueda de un tiempo. 7) Conciencia de que no hace falta solo el cuerpo para realizar una acción, esto entre las búsquedas individuales entrelazadas, entre el debate que supera una reunión determinada, sino en el ejercicio de la conversación. Vemos, nos vemos, nos ven, el adentro y afuera de cada cosa que uno hace, el masticarlo hasta hacerlo una pelota en la boca pero repartirlo entre cada boca. Pintura-cuerpo, collages-cuerpo, música-cuerpo, conversación-cuerpo, incluso absteniéndonos del cuerpo. 8) Fuera de nosotros, interes por generar que el otro sea quien genere la experiencia, a la vez generándola.

Inventándonos aunque poco convencidos a ratos somos nuestros propios investigadores privados y le vamos además tirando pistas a los otros de lo que parece descubrimos o vemos descubrir, somos un apelotamiento de dudas juntas.

-Cuando uno los escucha hablar, encuentra que intentan renombrar o resemantizar algunas palabras de lo más cotidianas. ¿Podrían explicar a qué se refieren cuando constantemente preguntan por las guarandingas de los demás ?

VERDADERA FALSA EXPLICACIÓN DE LA GUARANDINGA
(...) Imaginación de las almejas El mundo cerró las puertas y estas afuera En un carrusel Esa tarde nos andaba una ardilla viva Amamos una Golondrina Y paseamos del brazo de la ciudad hasta tarde Para dormir cayendo
AnOnimous
A uno lo matan como a un perro
Y en vez de echar sangre, le salen las palabras que nunca dijo.
Enio
Aviso.
El uso de bicicletas, patines, patinetas o
pelotas en esta zona comercial, sólo está
permitida a niños menores de 5 años
cuando estén bajo el cuidado de sus
padres o representantes.
La Administración
1
Es cierto lo que dice Enio, no me puedo callar, no me puedo callar, es irremediable. No me verán nunca como en las malas películas de acción babeando los últimos te quieros después del balazo, no señor, no me van a pescar, así no. Además, como decía Gonzalo Rojas, al poeta que no habla la lengua se le seca. Saludos Golondrina, ya hace tiempo estarás con tus luciérnagas, tocando tus cobijas tan amables. Los hombres de acá bailamos y bebemos un poco más porque es inevitable después de vivir tanto. Esa tarde antes de verte volar estuvimos en el remolino, que no es un bar sino una esquina dónde los domingos va a descansar algún dios que no salía en primer plano pero seguro andaba por tu película. Esa pequeña gracia será homenajeada por nosotros en esta ciudad que esconde sus mitos, pero que aparecen en varios lugares, remolinos y remolinitos, vortices por todos lados, cruces de caminos que conducirán a qué. Tu lo sabes mejor que yo, estoy seguro. Luego al árbol que canta, que se enciende como a las 530. Ig llevó cosas de volar y a salamandra por supuesto.¿Recuerdas que les dí tus regalos? –las bolsitas todavía estaban hinchadas de tu aire, -es sorprendente cómo respiran los pájaros- la ciudad por supuesto estaba endomingada, niños comiendo helados que se derriten y les caen en las franelitas, señoras con moño y Luis Brión en la plaza de Chacaito que nunca se cansa de amenazar con que saca el sable, pero no lo hace. La cita fue en el ajedrez gigante y por supuesto Ignacio parecía un peón disfrazado. Aidana siempre tan torre dándole pie para escalarla de una sonrisa. Yo iba de caballo loco, pero qué se hace, tendrán que soportarme mientras me dure. Cuando un cabayo enloquece, ¿también se dice que perdió los estribos? Juan es el rey, no se por qué pero Juan, Vero es un reina distinta. La ciudad recalentada pintada de amarillo sopa. Te dejo esta parte, te la conté acá mismo y luego vinieron las despedidas. Mientras, voy a tomarme un agua de coco que venden por ahí.
2
Esa semana después hubo un día de persecuciones. Quedamos a la noche en lo de la pizza de Carmelo. ¿has pensado esa esquina y el Centro Perú? Vortices, en todos lados hay vortices, te lo repito, supongo que eso es el pedacito de la idea de metrópoli que nos toca, aquí como frente a la plaza de la Candelaria. Cientos de caras, en descomposición, en recomposición, cabizbajas, raras bellezas, todas muy normales, una locura tras otra. Uno las ve y van disimuladas, de pronto se les caen las medias o tropiezan a una viejecita igual de sorprendida, y de golpe quedan allí, desnudas, desnudas. Yo me fijé en unos tobillos, en unos niños en patinetas y bicicletas que iban y venían con la naturalidad de un parque con caminos de tierra o algo así, todos entrecruzados, y en otros dos niñitos que salían con su pizza de la tienda, entonces escribí algo muy malo que luego te mandaré. Juanjuán llevaba rato esperando a Ig y no se fijaba tanto, pero las muchachas embarazadas, increíbles. Vero se tropezó con un viejito idéntico a su perro que nos miraba fijamente, como si hubiéramos echo algo, como si lo estuviéramos por hacer. Ellos siempre saben de antemano. Después alguien salió del Corleone, la hebilla del cinturón arriba del ombligo, los brazos péndulos, impecable alta velocidad, estabilidad, línea de flotación. Algo se cocinaba y lo estábamos viviendo. Luna llena, ¿estarías viéndola igual que yo? Luego dijiste que si y me sentí como un niño y por supuesto cursi, pero qué más da, no se culpe a nadie. Ya estábamos adentro de ese pasaje, justo detrás de la plaza y la fuentecita esa, ¿recuerdas donde nos comimos la pizza? Ahora entiendo el aire anacrónico que me propiciaba todo eso, pero espera, ya te cuento. Círculos, en el suelo hay unos círculos y de pronto ya estábamos jugando. La guarandinga se juega así: hay que saltar de un círculo a otro, limpiamente –hay cuatro y somos cuatro, la cosa se entiende- inmediatamente el que está allí debe desplazarse, a ser posible simultáneamente con los demás. Variables: con una sola pierna, diciendo una palabra que empiece por “t”, haciendo un gesto cuanto mas grotesco mejor. La taima es un dibujo en la cerámica que tiene un montón de rayas. Entonces apareció la Chicharra, la chicharra es una vieja que salio de una tienda idem –imagínatela como prefieras- que nos dice que-no-podemos-hacer-eso ¿Qué? Eso-que-están-haciendo ¿Saltar de un círculo a otro? Eso-no-se-hace-aquí. ¿Y ellos? El pasillo estaba lleno de niños jugando. La Chicharra se fue a buscar a seguridad. La guarandinga se fue complicando y empezamos a hablar del domingo. Por supuesto nos reíamos y del Salón de Belleza vino un señor Joven, con cara de señor joven, que parecía un cirujano de pastelitos de queso. Llevaba un delantal, una sonrisa enfática, un cigarrillo por encender, y un tonto gorrito todo de papel aluminio. Cuando se sentó en el porrón delante nuestro y empezamos a hablar a señas, inmediatamente vino una señorita y no lo dejó jugar con nosotros. Se lo llevo como se saca a un loco de un grupo de otros locos que le pueden hacer daño, es el colmo. No aguantamos una risa monstruosa, la vida es bella y loca y tonta, la vida, las plumas azules, las estampillas de Sumatra. Durante la reunión alrededor del círculo grande La chicharra, nos espiaba. El aviso ya era el colmo, sólo se permitía jugar a los niños, era una inversión de valores mas que evidente, ¿de quién habrá sido la redacción, el ingenio para taxativamente dejar por fuera del juego a los adultos? ¡es-un-escán-dalo¡ habría que decir. Así que luego muy cortésmente nos invitaron a pararnos del suelo, nuestras risas alteraban a los viejitos recluidos, en el piso de arriba.
3
Desterrados acompañamos a Vero a su parada, caminando por la calzada de Chacao que es amplia y pasa por las tiendas junto a la avenida. Un poco más allá siempre está Omar. El Sr Omar siempre está ahí, de día o de noche, parado, recostado del muro junto a la vitrina de la tienda de porcelanas, gendarme del tigre enorme (Felis tigris) que está encerrado allí – ah, la imaginación, ese tigre disfrazado de mariposa, esa mariposa disfrazada de tigre- Hasta el momento no sabíamos su nombre, sólo de su permanencia permanente, una cara de tronado que ni te cuento, la sonrisa esbozada, la cabeza medio escondida entre los hombros, los brazos cruzados y las cejas muy levantadas, como si estuviera siempre contemplando algo maravilloso y lustral, florido y fragante, una revelación, un éxtasis del silencio. Como si viera al mismisimo niño cagón que anda por ahí, y que se nos aparece cada vez que encaramos uno de esos juegos que por estos días llamamos La Performance. Juanjuan fue el primero en verlo, en presentirlo más bien, en anunciarnoslo, luego cada vez, cada uno lo ha olfateado y entonces todo sale bien.. Como si algo se nos resbalara lo saludamos en silencio y le preguntamos si se dejaba tomar una foto de grupo, y aceptó. La foto fue una invención de verónica que deberemos repetir en serio, con una cámara de verdad la próxima vez, no sea cuestión de que nadie reconozca luego a Omar. Todos salimos sonrientes, y aunque nos sentimos asomados a algún borde o quicio a ver qué es lo qué realmente ve Omar, qué lugar, qué fórmula, nos fue imposible tener apenas el vislumbre de la valla gigantesca de Marlboro repleta de caballos que nos provocaron unas enormes ganas de fumar. Ahí nos presentamos, todos dimos la mano a Omar y seguimos.
4
Las cervezas debían estar frías, era cuestión de buscarlas. A mi no se me antojaba leerles poemas a los jugadores de caballos pero era una posibilidad tal como andábamos. Pero en el remate nos miraron raro desde el principio, esta vez el policía andaba vestido de rayas, preso de su deber. Era un tipo regordete a quien le intrigamos desde el principio. En lo que nos vio cerca del micrófono, Vero seduciendo al gordito encargado, nos cayó parejo. No, no se podía, ese era y sería el tema de la noche –pero aún no lo sabíamos. Así que había que probar ¿no? Tu lo hubieras hecho, pero no, no te gusta dar el espectáculo ¿Usted le pregunta a todos lo mismo cuando entran aquí? ¿De qué nos vio cara? Aquí no hay comida, si me entiende, nos decía y se ponía rojo y más rojo, cada vez mas rojo, rojísimo ¿si me entienden? Y ¿no se puede leer entonces? No, no hay comida ¿si me entiende? Nos acompañó a la puerta e indicó a la izquierda, por allá si ¿Por allá si se pueden leer poemas? Y nos fuimos por el lado contrario, hacia el Café Inés.
5
El Café Inés da hacia la calle y no tiene puerta, las cervezas son las mas baratas y los habitues son borrachitos con cara de rezagados o viceversa. Hugo toca una trompeta perfecta en una botella desculada de cerveza. Lanza unos solos, primero de risa y luego de infarto. Luis tiene un cuatro tan apretado contra el pecho que parece que le sale del corazón y toca en él polos margariteños de regular sonoridad e intacta melancolía. Atrás está Juan, que es un pintor con tres pelos de brocha en la barba, el cabello plateado se lo peina en un copete que juega con su terno color café, todo da un aire, que uno le descubre mucho mas tarde, rocabilly. También estaba un individuo que no dejaba tocar el piso del bar a un poodle todo constantemente sobado y resobado. Nos preguntamos si el perrito será capaz de caminar. No, no sabemos. Ahí empezó la improvisación, recitamos y cantamos y, por qué no, nos echamos unas coplas que nos tronchaban, una vez mas, de risa. Entonces llegaron los italianos rubios, y ellos, primero no pero después si, cantaron, con una pésima traducción y excelente ritmo –debo decirlo- de mi parte. El italiano parece un latín flexible y el latín es un instrumento sonoro, suena a tintineo a pergola. Escucho decir latín y el mundo parece todo lleno de lugares de fierro y niños con cucharita dispuestos a sonarlo. Alguien dijo que en Florencia los niños tienen la cabeza llena de música y yo creo que es de latín. Florencia... Silvia, te tengo que contar del viaje a Italia que no hicimos Silvia y yo, Había dinero y ganas, Silvia me invitó así que por qué no. Pensábamos en Florencia, pero a Silvia que era una vieja pintora que fumaba mucho y sentía como pocos, le dio un cáncer que ya no se está curando en Medellín. Silvia luego se murió y fue más triste porque siempre recuerdo que no paraba de reir. Saludos Silvia. A Silvia la metió en el manicomio su marido, que envidiaba su talento, pero Silvia aprendió a reír, eso es lo que mejor sabía hacer, además de abrirnos los ojos sobre la pintura. Un día nos dice, pintar es como comerse una naranja, y es verdad, es innegable, y por ahí empieza todo lo demás. Finalmente salimos del Café Inés con la anécdota de que algunos han bebido allí durante mucho tiempo y recién se enteraron que así se llamaba el sitio cuando les inventamos un poema leyendo en las paredes del lugar la célebre plaquita que certifica a los expendios de licores.
6
Tanto ruido y unas cervezas vinieron y se llevaron a todos. Quedamos Juanjuan, Ignacio y yo deambulando y viendo los grafittis de la calle. Al presidente con la orejitas del Mickey Mouse. Mientras lo veíamos comimos chistris y recordamos que con malta son un clásico. Ignacio, que es mi niño favorito, fue volando por una. Seguimos caminando y nos tropezamos también con un borrachito que hablaba y hablaba pero no se le escuchaba nada, su voz era menos que un murmullo, seguimos pues tropezando situaciones hasta el borde de la autopista, en la cima de un fiordo, donde usualmente se ponen algunos a fumar, y otros simplemente a ver pasar la noche donde se acaba la calzada o el mundo. Entonces paró un poco más lejos un carro de la policía y notamos que aún más allá andaba un tipo borrachísimo, que caminaba ladeado hasta el punto de casi irse cayendo. Los policías lo ojearon y él siguió adelante cruzando la autopista de seis carriles de un lado a otro. Supongo que la tomba lo dejó ir pensando además que pronto sería uno menos, pero el tipo cruzó así la autopista, intacto, sin ningún rasguño, pero con un tun tun como si toda la vida le doliera encima. Se nos ocurrió entonces que podríamos caer sobre un carro para, frente a la sorpresa del conductor, gritar dolorosamente: ¡mis alas, mis alas! palpándonos con ansiedad los omoplatos. Ahí a Juanjuan le dio por remojarnos en la piscina del liceo Gustavo Herrera, ansias de libertad pensé yo, una reja más para saltar, pero estábamos encerrados por fuera. Hay un momento en que abrir cualquier puerta es una manera de mantener en forma algo impalpable dentro de uno, algo vital que con el tiempo puede hacerse redundante e invisible. Bonita noche aunque no suceda en una ciudad de cuento, aunque no puedas seguir para siempre haciéndola de la misma manera, pensé mientras me sacudía una laminita de oxido y quedé una belleza de optimismo. Enseguida vimos cómo cruzaban del otro lado de la autopista dos tipos vestidos de negro que se acercaban con inusual franqueza a través de los carriles y los carros, directo hacia nosotros desde la Carlota, allá enfrente. Los habíamos visto a lo lejos pero se materializaron de golpe muy cerca y algo nos hizo correr, por supuesto en una oscuridad total a unos cuatro metros arriba del suelo durante buen trecho del camino. Juanjuan los seguía viendo a cada rato, pero yo creo que todo era un invento de nuestra imaginación desaforada, que guardaba un límite sin saberlo. Los agujeros pasaban muy cerca pero no le atinaban a nuestros pies y llegamos así hasta la avenida, sintiendo que la constante de esa noche era, ya sabes, una especie de equivocación permanente, de estúpida lucha contra cuatro gatos que abundan–que somos nosotros- para desalojarlos de cualquier sitio de esos que dejan un resquicio apenas, una incluso dudosa brizna en la difícil figura de la libertad o como se llame la guarandinga esa que todos queremos vivir.
(Cabayo)

-perdonen el lugar común de la pregunta, pero ¿qué encuentran en la metáfora de la llave?
SE HACEN AL MINUTO
Primero hay que amolarse muy bien
Amolarse es algo así como el amor y enlazarse con lo otro
Entiéndase lo otro, como: el aire, el café, el suelo, cristina, etc.
Luego de enlazarse hay que encontrar todos los elementos dispuestos
para acentuar los surcos
Estos deben utilizar ciertos códigos ya entendidos anteriormente
para disponerlo en un espacio establecido
Lo establecido tiene que ver con lo que ya es, es eso y nada más, “el espacio”
El cuerpo, ay! el cuerpo…
Como duele el cuerpo cuando no se amolda a la ranura
Pero todavía quedan ciertos artificios -llámense mañas- que se pueden emplear
Hay que moverse masturbadamente para poder abrir y penetrar el espacio
El penetrar en lo otro, de esto depende que accionemos el umbral
Aquí es cuando la cosa se pone dura
Estar claro es la salvación
Los sentidos tiene que estar muy afinados
Es ese umbral que nos hace transcender y conmover la vida
como una onda expansiva
Infectando de ese amor todo lo que yace allí
También se puede amoldar a otros sistemas ya establecidos
Cuando otra llave esta lista los cuerpos se amoldan y se disponen en una especie de serie
Casi todos con cierto juego al entrar en acción
La masturbación como un acto importante al entrar en el espacio
Es importante en todo este proceso tomarse su tiempo
Lo precoz es incomodo y causa molestias en lo otro
Para todo esto es muy importante tomar en cuenta que ya diseñado los sistemas de ranura
Las llaves se hacen al minuto
No más
Esto las mantienen frescas y se producen una tras otras
(Lino Cristino )

- ignacio, ¿nos leerias algunos de los apuntes que tanto haces en esas libretitas?

IDEAS EN MIS LIBRETAS SOBRE LA Corporación LALLAVEESTAABAJOSEÑORACRISTINA

En el principio fue la guarandinga.

Poesía Somatizada, encarnada, hecha cuerpo.
Poesía del esqueleto, anatomía del verso.
Acto, acción, actitud.
Suceso, hecho, acontecimiento.
Experiencia, vida.

“¡Salud, esqueletos!” (Jaime Sabines)

La Performance antes y después de la performance

Cuerpo, tiempo y espacio. Presencia. Experiencia. Realidad.
Corporeidad multiple. Presencia Caleidoscopica.

“La presencia es lo que hace el silencio en una habitación” (H. D. Thoreau).

“…Que el verbo sea como una llave, que abra mil puertas…” (Vicente Huidobro).

Colectivo de performance: Corporación.
Accionistas: performancistas.
Incorporarse: hacerse cuerpo.

San Pedro es el tipo de las llaves.
Santa Cristina.

Ya no escribo poemas, los vivo.

El cuerpo es lo más cercanos que estamos del milagro.


Si logras desautomatizarte
Sentirás la voluntad plena
De vivir en flor de piel
en carne viva
a todo dar


Para desautomatizarte
de la triste rutina
del agobio diario de tener que ponerte una corbata
de tener que vivir una vida que no es la tuya
ve y lanzate de bruces contra ti mismo
inventate un rito
usa la risa como una metralleta
desmitificate



Cuerpo,
aurora física
milagro cobarde
puente dorado
fulana promesa
de resurrección


Decir vivir poéticamente es una redundancia.

CIA: Centro de Investigaciones Anormales.

La Corporación LALLAVEESTAABAJOSEÑORACRISTINA nació un día de fiesta. Por eso, nuestra unica actividad es celebrar. No es una metafora: vivir es una fiesta.

Poema del cuerpo.

¿Qué intima región es el cuerpo?

Mi cuerpo es un fragmento de otro cuerpo que soy yo mismo.
Hay un cuerpo que me excede, una corporeidad transparente que dudo en llamar cosmos o espíritu.
Hay un cuerpo que me sigue a todas partes.
Hay un cuerpo que abandono con facilidad todos los días.
Hay un cuerpo que me espera al despertarme.
Me desdibujo entre las gentes.





Esta noche
de pronto
alcanzo
la fulgurante libertad
de ser nadie

El peatonto. Las llaves de la ciudad. Somatización urbana.

La poesía no es solo texto, cosa escrita.

“Si el cuerpo no es el alma/ ¿Qué es el alma?” (Walt Whitman)

La vida chueca.


Poesía Somatizada. Cuerpo, verbo y acción. Encarnación poética.

Teoría del movimiento. Teoría y práctica del paisaje.

La subversión del esqueleto.

¿Qué queremos decir y como lo decimos?

Ciencias de lo distinto.

Patafisica.

El caleidoscopio polisemico.
El sentido comun. El doble sentido, el triple sentido. Sentido multiple.

Cuerpo y alma. Loco de perinola. El Poeta y la guarandinga.

De pies a cabeza, algo nos transita.

Autoconferencia.

El metodo.

Secuencias individuales de pequeñas acciones repetitivas.
Cuerpos repartidos en el espacio, distancias equidistantes.
Poesía Somatizada.

Somatizar la poesía.
Hacer un cuerpoema.
In-corpo-rarla a nosotros mismos.
Fuera del papel, fuera del libro.
Encarnar el verso.
Llevarlo a flor de piel, en carne viva, a todo dar.
El esqueleto es la verdadera estructura.
Un organismo respirante.
Andar de pies a cabeza, prestos a la acción.
A la elocuencia de nuestra anatomía.
A la contudencia de lo presente.
La presencia que hermana con el silencio.
Misterio de lo que existe.
Experiencia.
Metafora de la vida.

Los poemas del cuerpo son cuestión de actitud.

Ética y poética.

Vivir poéticamente es una redundancia.

Disciplina del acto.

La acción, el movimiento, el suceso, el hecho, el acontecimiento.

El poema no solo nombra las cosas, ahora las toca.

Teoría del movimiento.

“El hecho es lo dicho” (Saramago)

Toda acción es una investigación.
Una performance aclara y oscurece sus dudas en la experiencia de ser vivida.
Leer poesía es un acto performático.


¿La acción colectiva consiste en la interacción de varias acciones individuales?

Simultaneas o secuenciales, las acciones han de tener una hilación interior.

Noción de tribu.

Somatizar el silencio de las tardes
Somatizar lo incierto del lagarto
Somatizar los jardines y las monedas doradas
Somatizar la gravedad
Saber que los cuerpos caen y caen, inevitablemente
Intentar ser un astronauta en la tierra
Camino a la felicidad



Mi reino es todo de este mundo. (Albert Camus)

Objeto de estudio: el cuerpo, su presencia.

Un performance es poesía somatizada.

Hay que somatizar el poema
Encarnar el discurso
Hacerlo uno, aquí y ahora
En el silencio elocuente de la piel

El poeta del cuerpo, el poeta que somatiza, ha de estar siempre enfermo.
Excusa maxima para estar todo el tiempo curandose.

En el poema del cuerpo se esta en un tiempo y en un espacio ocasionalmente excepcional y excepcionalmente ocasional.

Como un enamorado, como un niño, como un loco, como nadie,
el poeta del cuerpo esta urgando dia y noche en el detalle de las cosas.

Saber el sabor de las cosas todas es su premisa.

- Pero suelen seguir escribiendo. ¿Qué es un texto performático?
(Señora Cristina) Consisten en un texto-instrucción que invita al lector a imaginar o realizar una acción performática. Esa instrucción permite deslegalizarse de la costumbre y quizás entrar de bruces en una nueva dimensión dentro de la vida diaria.

-¿Podrían hacer algo instructivo con todo lo que han dicho? ¿yo podría hacer un performance en este momento?
(Cabayo )Encuentre un sitio,
elíjalo por mecanismos de simpatía:
el extremo agrado o repulsión no son pistas infalibles

Entre en contacto con el, recorra sus geografías más intimas,

Pregúntese qué misterio le acecha allí,
de dónde vendrá el relámpago salutífero o el efluvio mortal,
y a dónde lo lleva todo eso
Escuchese, debe ser llevarlo a algún lado,
sino cambie de lugar o postura

Experimente ese tiempo allí, el tiempo discontinuo y fragmentario que genera la gente como un oleaje,
como un detritus compasivo del propio tiempo en el tiempo del tiempo del tiempo. Siempre que hablamos del tiempo hablamos de un transeunte, de un peatonto que ya sabemos que anda por ahí

Intente convertirse en evento, suceso, acción, movimiento corporal, poema, gesto. Advierta si desea buscar a alguien para hamacarse mutuamente las cabezas o para inundarse de girasoles
Hágalo
Es vital que logre hacerlo

Es ese nuestro primer paso como entrada a la creación de una experiencia performática.
- Muchas gracias. Sería un gran placer continuar esta entrevista fortuita en otra oportunidad. Ahora llegaron por mi y debo salir corriendo.
-(Corporación LALLAVEESTAABAJOSEÑORACRISTINA) Chau!!! -al unísono-




+






dny cristino presente

(Pequeño discurso vía telefónica desde el centro de operaciones de la
Corporación LALLAVEESTAABAJOSEÑORACRISTINA)

Cuando finalmente comprendimos que somos uno… un solo cuerpo y que nos envolvió en la luz de la luciérnaga, nos sumamos y condensamos en una pata -física -fusión hasta lograr ver el niño cagón, el que hace posible que esta masa corpórea se mueva, se desplace por el espacio- tiempo infinito.

Como un instante donde convergen los dioses desesperados, la llave abre puertas, posibilidades de la materia, del cuerpo, fusiona elementos de la plástica, con la realidad, con ficción cotidiana del ser, descubre sus propios miedos y dificultades, sus limitaciones, los enfrenta y se hace sentir como un mismo cuerpo. Quizás este sea nuestro objetivo o tal vez estamos jugando a encontrar el propósito de nuestras desgraciadas vidas.

Desde las entrañas de la tierra en el mismo corazón secreto de nuestro centro de operaciones les evites te saludo de guarandinga que a su vez es una prueba infalible de que esta corporación es omnipresente y súper conciente de todos los estados de la materia, comunicaciones y energías existentes en el universo.

La llave es una corporación que va más allá de las posibilidades de la ubicuidad, de las circunstancias, de las manifestaciones de la ausencia y la presencia, de las fuerza paralelas y la sinergia.




+




Las acciones son la mejor forma de vivir, una manera de no abandonar, de buscar amor sucio, de hacer del rato una experiencia. Proyectar las ideas del papel a la realidad, nos buscamos como chinos. Nada de ciencia, nada de mentira, somos unos artistas disfrazados con el tiempo. No hay coherencia en esto: hay solo secuencia en cada cabeza, huellas en las aceras, sangre en la avenida. No hay tiempo en que lo venimos haciendo, el recuerdo lo tengo de mi familia. Yo los escucho y pregunto que hago, me veo y aprendo de estar, con ganas de seguir, con media hora, con un día el mundo puede cambiar. Con una llave se cierran las puertas. Somos un taller experimental, el portafolio se nos va muy lejos, la arquitectura es mensual, la poesía no es lenguaje, es “sabor”. No pega con el tiempo, es arena en movimiento, es novel como dice el Makensy.

Esto es un poema, esto es milicia, esto es para juan la llave.




+





La Revelación del Momentum

y vuestros jóvenes verán visiones
y vuestros ancianos soñaran sueños

(Hechos, 2,18)


A estas alturas del viaje emprendido por un grupo empedernido de accionistas, los manuscritos y poemas, instrucciones y arrebatos, predicen que el ritmo evolutivo se acelera cuando las personas empiezan a utilizar la energía de otra manera al relacionarse con los otros, bien sea que estas coman carne, bichitos y animales o bien prefieran las hierbas, musgos, hongos o solo masquen chiclets. Teniendo en cuenta que nuestras coincidencias nos llegan en general a través de los demás, La Revelación, ahora con un creyón de cera blando que se desplaza en la medida en que se hace pedazos, subraya como acentuar esos encuentros para que la información circule con mayor facilidad de un cuerpo a otro, la cera y el papel, el cuerpo y el asfalto, unos peatones que intentan ver al ministro de la ciudad como un tonto amable, unos lectores de kioskos a los que les gusta el periódico de ayer, unos permeables seres corruptibles y mutantes que disfrutan de esta jungla-bulevar llamada polis, engendros del arroz con mango y el chivo en coco.

Ahora vislumbran como hacer del fracaso, del exceso, del barullo una masa maleable, en donde el lenguaje se sintetiza a niveles de forma y acción, desde la catástrofe de una hormiga al ser aplastada hasta la virtud de una salamandra que es capaz de atravesar la autopista convulsionada sin que la pisen para llegar temprano al kinder animal. Todo un dolor de pies nos lleva a un lugar, todo lugar marca un estilo de vida, la patria es donde están nuestros sentimientos, decía Koudelka, y tal vez La Revelación sea vivir la historia un millón de veces mas.

¿Que pretenden los cristinos con este montón de disparates?

Percepciones extraordinarias, incluidas aprehensiones de belleza sobrenatural en objetos familiares, videncia voluntaria y contacto con entidades o hechos inaccesibles para los sentidos ordinarios, tal vez que nos vengan a buscar nuestros hermanos de Andrómeda. Capacidades extraordinarias de comunicación, conciencia somática, vitalidad desbordante y secreción de nuestras drogas favoritas: la adrenalina y la electricidad, alteraciones en las estructuras, estados y procesos corporales como disminuir el crecimiento de la masa muscular hasta quedar como esqueletos que bailen y canten para así armar nuestro show.

Por supuesto, amasar una gran fortuna haciendo alguna que otra estupidez.








© Corporación LALLAVEESTAABAJOSEÑORACRISTINA. 2006.